Carta de Coco Channel para la Comunidad Educativa

Estimada persona del presente:

Soy Cocó Chanel permíteme dirigirme a ti para contarte mi experiencia en el pasado y proporcionarte algunas sugerencias para andar el camino. No me agradaba mi vida, por lo que creé una nueva, me la inventé dando por sentado que todo lo que no me gustaba tendría un contrario que me encantaría. Durante mi infancia solo ansié ser amada. Todos los días pensaba en como quitarme la vida, aunque en el fondo estaba muerta; solo el orgullo me salvó ¡Cuantas preocupaciones desaparecieron cuando decidí ser alguien en lugar de algo! No pierdas el tiempo chocando contra una pared con la esperanza de transformarla en puerta. El acto más valiente es pensar por una misma, en voz alta. Deseas lograr el éxito. Permíteme dos apreciaciones: Únicamente sé triunfa con lo que se aprende Mantén la cabeza, los tacones y los principios altos. Me preguntas por el momento en que aparece la belleza en ti. La belleza comienza en el mismo instante en que decides ser tú misma. Debe iniciarse en el alma y el corazón, de otra manera los cosméticos son inútiles. La cara que tienes a los veinte es la que te da la naturaleza, depende de ti el rostro que tendrás a los cincuenta. La elegancia no es un privilegio de los que han superado la adolescencia, sino de los que han tomado posesión de su futuro, y solo tiene lugar cuando el interior es tan hermoso como el exterior. Lo importante no es la apariencia sino la esencia, no es el dinero sino la educación, no es la ropa sino la clase. Por último decirte que solo vives una vez, haz que sea divertido

París 12 de mayo de 1967

Coco Channel